2015portada

El Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH) y Médicos Sin Fronteras (MSF) han presentado hoy miércoles 9 de diciembre el informe La acción humanitaria en 2014-2015: ¿fin de una época?, que repasa la evolución del sistema internacional y español de ayuda humanitaria en el último año. En el encuentro con los medios de comunicación, las dos organizaciones han hecho un balance de un año marcado, entre otras cuestiones, por la violencia extrema contra la población civil, el aumento y agravamiento de las crisis y la falta de respeto del marco legal que ampara la ayuda humanitaria.

En 2014 se alcanzó un cifra de desplazados y refugiados sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial y se declararon de forma simultánea por primera vez en la historia cinco emergencias de nivel tres (Siria, República Centroafricana, Sudán del Sur, Irak y Ébola), a las que se sumó Yemen en 2015. En este contexto, los fondos destinados a ayuda humanitaria internacional en el año 2014 llegaron a niveles récord por segundo año consecutivo con 24.500 millones de dólares, pero siguieron siendo insuficientes: sólo un 62% de las necesidades fueron cubiertas.

En este contexto, el informe destaca que cada vez se realizan diagnósticos más precisos de las crisis humanitarias pero la comunidad internacional, por falta de voluntad, se limita a gestionarlas en lugar de resolverlas. El resultado es el agravamiento y enquistamiento de las mismas. El pasado año, la respuesta a las crisis nos ha mostrado no solo el desinterés político para abordar tanto las causas como las consecuencias. También ha puesto de manifiesto el ninguneo del marco legal que ampara la ayuda humanitaria como hemos visto en la crisis de refugiados en Europa o en los ataques a la misión médica cuyo ejemplo más extremo ha sido el bombardeo del hospital de MSF en Kunduz.

El estudio también aborda la situación de la acción humanitaria pública española que ha continuado su estancamiento con un recorte acumulado del 80% desde 2011. Este descenso se ve agravado por las contradicciones entre diversas políticas públicas y las cuestiones humanitarias. Las respuestas al terremoto de Nepal, a la epidemia del Ébola y a la crisis de refugiados en Europa han ido en sentido contrario al que debería haber sido un enfoque mínimamente humanitario. Esta que ahora termina ha sido una legislatura perdida para la acción humanitaria pública española.


Informe completo

Comunicado