Imprimir

contrainforme

Contrainforme de exportación española de armas

Desde la campaña "Armas bajo control" queremos alertar de que la situación de crisis de la economía española está generando una clara tensión entre los intereses de la industria española de defensa y la Ley 53/2007 sobre comercio de armas, que establece limitaciones para exportar a países y territorios donde las armas puedan ser usadas para violar los derechos humanos, o ser empleadas en acciones que perturben la paz, la estabilidad o la seguridad, exacerbar tensiones o conflictos.

Ante el descenso de las ventas internas, las industrias de defensa buscan con el apoyo del Gobierno incrementar sus exportaciones, lo que aumenta el riesgo de que estas armas y material de doble uso terminen llegando a destinos preocupantes (países que estén en conflicto armado, sufran situaciones de grave inestabilidad interna o en los que se cometen graves violaciones de los derechos humanos).

Con la asistencia técnica del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH), Amnistía Internacional, Fundació per la Pau, Greenpeace e Intermón Oxfam han analizado las exportaciones realizadas de material de defensa y doble uso en el primer semestre de 2010, según los datos estadísticos de la Agencia Tributaria. Las conclusiones del análisis de las cifras y del actual contexto del sector son preocupantes.

La crisis económica, y el contexto actual de austeridad presupuestaria, se están traduciendo en que el Ministerio de Defensa tiene menor capacidad para adquirir armamento y absorber una parte significativa de la producción del sector. Sin embargo, y ante el interés en consolidar este entramado empresarial que agrupa a unas 850 empresas, con una facturación anual que supera los 3.600 millones de euros y que genera 18.000 empleos directos el Gobierno y las empresas están apostando por el incremento de las exportaciones.

Esta tendencia supone un riesgo de que los intereses comerciales tengan prioridad frente a lo que determina el artículo 8 de la Ley 53/2007, que regula el comercio exterior de material de defensa y doble uso, y que establece límites a la venta de esos productos.

Preocupa el hecho de que primar las exportaciones aumente el riesgo de ventas que puedan violar el artículo 8 de la Ley española de venta de armas, que establece que las solicitudes de autorización de exportación de armas serán denegadas y las autorizaciones suspendidas o revocadas cuando existan indicios razonables de que puedan ser empleados en acciones que perturben la paz, la estabilidad o la seguridad o pueden emplearse para cometer violaciones de los derechos humanos.

Análisis de los datos semestrales

Según los datos de la Agencia Tributaria, las exportaciones realizadas de material de defensa en el primer semestre de 2010 ascendieron a 907,6 millones de euros. Aunque la tendencia podría no mantenerse en el segundo semestre, si así fuera supondría un nuevo récord de ventas al final del año, acercándose a los 2.000 millones de euros (un 33% más que en el año 2009). Un 42,3% de esta cifra corresponde a ventas a países de la UE y de la OTAN, mientras el 57,7% restante se reparte entre 60 países.

Tres años después de la aprobación de la Ley, siguen existiendo importantes volúmenes de ventas a destinos considerados preocupantes, y que dudosamente cumplen las restricciones que establece el artículo 8 de la ley. Entre ellos figuran Arabia Saudí, Colombia, Israel, Ghana, Pakistán o Marruecos, entre otros.

Algunos de los principales serían los siguientes:

Ante esta situación, las organizaciones recomendamos:

Informe completo

More articles from this author