Imprimir

 

RC

 

Desde agosto de 2019, Inspire Consortium (compuesto por Groupe Urgence-Réhabilitation-Développement- Groupe URD,  Global Public Policy Institute- GPPi, Overseas Development Institute- ODI y el Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción humanitaria- IECAH) trabaja en la elaboración de una guía universal de normas para logística y cadena de suministro humanitaria. Un proyecto financiado por ECHO que pretende facilitar el trabajo de organizaciones y voluntarios, compartiendo una herramienta consensuada y práctica.

 

Las ULS (Universal Logistics Standards) son un conjunto de normas de calidad y rendición de cuentas que traducen las mejores prácticas de logística en el campo humanitario, haciéndolas accesible a las organizaciones y personas involucradas en la cadena de suministro humanitaria sin, necesariamente, un conocimiento técnico previo muy avanzado en este campo. El objetivo es que esta función esencial de la ayuda humanitaria se implemente con garantías de calidad tanto para los beneficiarios, como para los trabajadores y voluntarios que las ejecutan.

Este proyecto, liderado por el IECAH, seleccionó a un grupo de 15 expertos técnicos para constituir un equipo guía (el TAG- Technical Advisory Group). Este grupo se reunió desde finales de 2019 para comenzar la elaboración de un documento que en octubre se convertirá en una guía piloto de buenas prácticas. Un trabajo colaborativo basado tanto en el consenso, como en la experiencia y conocimiento de profesionales relacionados con diferentes aspectos de la logística utilizados en la ayuda humanitaria.

Dividida en seis capítulos, la guía, aborda las mejores prácticas a implementar en las temáticas que engloba el trabajo logístico (abastecimiento, transporte, almacenamiento, distribución, gestión de activos y gestión de flotas), a las que se incluyen temas transversales como el medio ambiente, la asistencia basada en dinero en efectivo, así como la protección y salvaguarda de las personas implicadas en la acción humanitaria.  El proyecto se adaptó a las circunstancias marcadas por la COVID-19 y en mayo se terminó de confeccionar el primer borrador de la guía. A partir de ese momento, y siempre de forma virtual, se localizaron a profesionales tanto cooperantes, como del sector empresarial y académico, para revisar en los diferentes continentes la posible aplicación del borrador. Las primeras sesiones de esta consulta global se realizaron con expertos de África oriental, a las que siguieron con un planteamiento similar especialistas de América Latina (en español) y Asía-Pacífico.  Está previsto que a lo largo de septiembre también se abra la consulta en la regiones Europa-EEUU y África occidental (en francés).

Al mismo tiempo, a mediados de julio se lanzó una plataforma que expone el documento completo, y en la que una vez registrado/a cualquier usuario/a puede hacer comentarios o sugerencias que serán valoradas por el TAG en la elaboración del documento final, cuya publicación está prevista para finales de octubre.

Las ULS comparten referencias comunes con iniciativas ya existentes en el sector humanitario como el Manual Esfera (cada capítulo se fundamenta en la Carta Humanitaria, los compromisos de la Norma Humanitaria Esencial así como los principios de Protección). De esta manera, las normas pretenden facilitar el trabajo común de múltiples actores: equipos operacionales, equipos logísticos, donantes, empresas...  garantizando la contextualización de la logística a los imperativos humanitarios.

En octubre se realizará un webminar abierto y con carácter divulgativo en el que se expondrán los avances de las consultas regionales y las conclusiones del TAG. También se trabajará en la difusión del documento de las ULS, porque a partir de finales de octubre el proyecto debería pasar a una fase de aplicación práctica por parte de diferentes actores (ONG locales e internacionales, donantes y empresas). Lo aprendido mediante la aplicación en terreno de las ULS será crucial para terminar de afinar esta guía universal.

 

FOTOGRAFÍA: Primera reunión de las consultas regionales que comenzamos en África oriental con más de 20 expertos/as.

More articles from this author