Seis meses depués del secuestro de dos cooperantes españolas de Médicos Sin Fronteras, la catalana Montserrat Serra y la madrileña Blanca Thiebaut, las negociaciones para liberarlas se mantienen y no han parado durante todo este tiempo, según confirman fuentes del Govern. Ambas fueron secuestradas el 13 de octubre en el campo de refugiados de Ifo2, en Dadaab (Kenia).

El Govern mantiene que Serra y Thiebaut "están bien" y la familia de la catalana confía en un "desenlace feliz" aunque se mantiene el interrogante de cuándo recuperarán la libertad. Por otro lado, un experto en este tipo de secuestros asegura que detrás del mismo habría delincuentes comunes con motivaciones económicas y entiende que pierde credibilidad la hipótesis de que el cautiverio sea obra de la milicia armada al-Shabab, vinculada a Al Qaeda.

MSF, portavoz de la negociación

Médicos Sin Fronteras colabora activamente con las familias para la liberación de las rehenes y es portavoz del proceso, en el que también trabajan el gobierno español y la Generalitat. Y es que la ONG es quien conoce mejor el territorio y es un agente neutral y apolítico, según ha explicado el director general de Cooperació al Desenvolupament, Carles Llorens. "Seguimos trabajando desde Kenia y desde Barcelona para la liberación de la Mone y la Blanca para garantizar que vuelvan lo más rápido posible", concreta a la agencia ACN el jefe de la misión española de Médicos Sin Fronteras en Kenia, Matthieu Amiraux.

Si bien fueron secuestradas en Dadaab hace seis meses, fueron trasladadas posteriormente a Somalia. "Por eso pedimos el apoyo de toda la población somalí, la población de la diáspora, los líderes comunitarios, las autoridades que controlan las zonas de Somalia donde están retenidas y que nos pueden facilitar su liberación", añade Amiraux.

Por motivos de seguridad, la ONG no quiere dar detalles sobre las negociaciones, ya que los secuestros de este tipo son "de extrema complejidad" y su resolución depende, en gran medida, "de la prudencia, la cautela y ladiscreción de los agentes implicados", afirma la entidad en un comunicado.

Después del secuestro, MSF detuvo la ayuda humanitaria en el campo de Ifo 2 de Dadaab, donde se produjo el secuestro, y ha cedido las actividades en la Cruz Roja de Kenia, que está dando atención sanitaria a la población en dos centros de salud temporal y está terminando la construcción de un hospital. "No reiniciaremos las actividades antes de la liberación de las dos rehenes para que los captores no piensen que nos hemos olvidado de estas dos personas que fueron raptadas mientras suministraban ayuda humanitaria a refugiados", valora Amiraux.

Aparte del de Ifo 2 y del de un barrio de Mogadiscio-donde se detuvieron actividades por la muerte a tiros de dos cooperantes-, el resto de proyectos que Médicos Sin Fronteras hacía en Kenia y en Somalia siguen en marcha. A modo de ejemplo, la rama suiza de MSF está presente en otro de los subcampos de Dadaab, Dagahaley. Según datos de la ONG, actualmente hay 463.000 personas refugiadas en los asentamientos de Dadaab, en el norte de Kenia y cerca de la frontera con Somalia.

La familia y el Govern, informados en todo momento

"Nos consta que están bien", señala Carles Llorens en referencia a Serra y Thiebaut. Según ha dicho, el gobierno catalán se mantiene "informado en todo momento" de las gestiones que hace MSF para intentar conseguir la liberación de las dos cooperantes. Paralelamente, fuentes del ministerio de Asuntos Exteriores señalan que "no hay novedades" sobre el secuestro y que "hay una coordinación permanente entre el ministerio y la embajada, que hacen gestiones discretas en vistas a la liberación".

Por su parte, la familia de la cooperante de Palafrugell, Montserrat Serra, está en contacto permanente con los ministerios de Interior y Defensa para conocer de primera mano cómo avanzan las negociaciones. La familia ha pedido desde el primer momento el máximo respeto hacia su intimidad y, por ello, es el alcalde de Palafrugell, Juli Fernández, quien hace de interlocutor ante los medios de comunicación.

El alcalde ha asegurado que la falta de noticias "es positiva" porque en este tipo de situaciones las negociaciones se realizarán de forma calmada y protegiendo la información porque, si trasciende, puede obstaculizar el proceso de liberación."Que no expliquen qué hacen, no quiere decir que no sepan qué pasa", afirmó Fernández.

"La familia sí tiene información, han ido asiduamente en Madrid y son informados puntualmente", detalló el alcalde, que, pese a la incertidumbre de estos seis meses, asegura que están "tranquilos".

Secuestradas por delincuentes comunes y no por terroristas

El codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH), Jesús A. Núñez Villaverde, ex militar y especialista en temas de seguridad y conflictos en el mundo musulmán, apunta que hoy por hoy "no hay nada que lleve a imaginar" que al-Shabab, la organización vinculada a Al-Qaeda en Somalia, esté directamente detrás del secuestro de las cooperantes Montserrat Serra y Blanca Thiebaut.

Según Núñez Villaverde, la ausencia de reivindicaciones públicas por parte de los secuestradores y los problemas con que topa esta organización en Somalia hace pensar que el secuestro podría ser obra de un grupo organizado de delincuentes comunes con fines meramente económicas que esperan un rescate o bien pretende venderlas a otras organizaciones, como la misma al-Shabab, con más capacidad negociadora.

El experto apunta que al margen de la implicación de los gobiernos, la negociación para la liberación está "en buenas manos" porque Médicos Sin Fronteras (MSF) ha tomado las riendas de los contactos y es una organización "con una larguísima experiencia en contextos de conflictos y también al haber sufrido secuestros de sus trabajadores ".