Foto_Evaluacion_Ruanda

 

Con motivo de las Jornadas "Ruanda 20 años después", organizadas por el IECAH y MSF, en colaboración con La Casa Encendida en abril de 2014, repasamos brevemente algunas de las reflexiones que nos dejó Ruanda.

Es del todo reconocido que la actuación del sistema internacional humanitario a la crisis del genocidio de Ruanda de 1994 dejó mucho que desear. Pero también es verdad que se comenzaron a introducir cambios verdaderamente revolucionarios y a priori beneficiosos en el sistema humanitario internacional.

Tras el horror vivido en Ruanda, la agencia DANIDA de Dinamarca propuso llevar a cabo una macro evaluación conjunta para conocer lo que había sucedido en Ruanda: la Evaluación Conjunta de Asistencia de Emergencia a Ruanda (JEEAR), que agrupaba a multitud de donantes y agencias y consistió en cuatro estudios separados. El tercero y más grande de esos estudios es el que se dedica específicamente a la respuesta humanitaria y sus efectos, y sobre el que se centra este escrito, y es considerado como el catalizador de algunas de las iniciativas más importantes en clave de calidad y rendición de cuentas en la acción humanitaria. En este sentido destaca la creación de iniciativas como ALNAP, Esfera o HAP.

Pero, veinte años después, ¿qué hay de cierto en la "revolución de la rendición de cuentas"?

El 20 de marzo de 2014, John Borton (director del Estudio III de JEEAR) concedía una entrevista a Esfera reflexionando sobre este tema, afirmando que "La enorme complejidad del sistema hace que sea más difícil abordar las cuestiones pendientes ahora de lo que era hace 20 años. (...) Que todos nuestros esfuerzos colectivos para mejorar la rendición de cuentas y el desempeño no han producido un mecanismo para evitar que esto suceda me parece deprimente. (...)Así que, aunque estoy orgulloso de lo que la evaluación de Ruanda alcanzó y puso en marcha, me decepciona que el sistema no haya estado en mejores condiciones para abordar la cuestión de la competencia profesional. Muchos de los retos todavía están allí y de hecho se han vuelto más complejos. La dificultad de hacer frente a estos desafíos se ha incrementado."

Si algo cabe destacar de la publicación del Estudio III es el tema de la rendición de cuentas, recomendaciones que 20 años después están lejos de alcanzarse por completo.

Entre esas recomendaciones, encontramos la creación de sistemas para la mejora de la rendición de cuentas y la transparencia, así como el establecimiento de un sistema por el cual las reclamaciones sobre el desempeño podrían llevarse ante una autoridad independiente, la creación de bases de datos por parte de la comunidad internacional sobre operaciones de ayuda humanitaria de emergencia y la presentación de informes de Estado periódicos anuales y de dominio público.

Aunque ha habido muchos avances positivos en la rendición de cuentas en el ámbito humanitario desde el genocidio de Ruanda, aún queda un largo camino por recorrer.

Toda la información en:

Entrevista a John Borton

http://www.sphereproject.org/news/20-years-after-the-rwandan-genocide-the-unfinished-accountability-revolution-john-borton/

"Evaluación conjunta de la ayuda de emergencia en Ruanda: Informe III sobre los principales hallazgos y recomendaciones (1996):

http://www.odihpn.org/index.php?option=com_k2&view=item&layout=item&id=2132

"Evaluación conjunta de la ayuda de emergencia en Ruanda: Ruanda, diez años después" (2004):

http://www.odihpn.org/humanitarian-exchange-magazine/issue-26/the-joint-evaluation-of-emergency-assistance-to-rwanda

 


 

1 http://www.sphereproject.org/news/20-years-after-the-rwandan-genocide-the-unfinished-accountability-revolution-john-borton/

2 http://www.odihpn.org/index.php?option=com_k2&view=item&layout=item&id=2132