Informe_RSF_imagen

 

Actualmente Siria es el país más peligroso del mundo. Esto lo afirma Reporteros sin Fronteras en su último informe que lleva por título "Periodismo en Siria ¿Misión imposible?". Según la organización desde que comenzó el conflicto en 2011 al menos 110 periodistas han sido asesinados y otros 60 han desaparecido. Pero lo más preocupante es que el ritmo de los secuestros se ha incrementado y profesionalizado, desde que en septiembre de 2013 en algunos foros yihadistas se incitase a sus seguidores a "capturar a todos los periodistas".

El informe analiza los peligros que sufren tanto periodistas extranjeros como locales y los llamados "periodistas ciudadanos". Explica cómo muchos de los medios de comunicación extranjeros han tomado la decisión de no mandar a sus trabajadores a cubrir este conflicto debido a las constantes amenazas. Pero a pesar de esto, ha crecido el número de colaboradores independientes que arriesgan su vida para que la cobertura informativa en Siria continúe. También recoge testimonios de periodistas que han estado en el terreno, se relata el cautiverio del reportero español Marc Marginedas y explica las ventajas que tiene ser mujer para conseguir información.

Dicho documento pone de manifiesto el bloqueo informativo que han sufrido los periodistas sirios y cómo muchos de ellos se han convertido en meros propagandistas. Esta manipulación se ha convertido en un arma de guerra para ambos bandos. Pero el acoso y la falta de libertad e independencia para ejercer la profesión han provocado que los ciudadanos sirios se hayan organizado de tal manera que se han convertido en "activistas de la información".

"Periodismo en Siria ¿Misión imposible?" también detalla las medidas que ha tomado Reporteros sin Fronteras para proteger a los informadores. Entre ellas destacan la dotación de equipos de protección, el apoyo legal, la formación para los nuevos informadores y las campañas de presión social, entre las que resalta las realizadas ante la ONU.

Hay que señalar que la presencia de periodistas imparciales en el conflicto es esencial para que la comunidad internacional pueda conocer lo que está ocurriendo en un país en el que la propaganda y la desinformación se han convertido en una parte esencial de esta guerra para poder imponer un pensamiento único.

Descargue el documento completo aquí