Informe_IECAH_2012_-2013_imagen

 

El 18 de diciembre de 2013, el IECAH, en colaboración con MSF, presentó el noveno informe del Observatorio de la Acción Humanitaria, titulado "La acción humanitaria en 2013: instalados en la crisis". Dicho documento analiza la evolución de la financiación humanitaria española e internacional, y dedica dos capítulos al conflicto de Siria, que trata desde las perspectivas política, humanitaria y de seguridad. Asimismo, cuenta con la participación de los compañeros del Programa Global Humanitarian Assistance, de Development Initiatives e incluye una cronología de los acontecimientos internacionales más relevantes en clave humanitaria.

Entre las principales conclusiones, cabe destacar el fuerte retroceso que han experimentado las cifras de ayuda humanitaria a escala internacional, a pesar de las crecientes y cada vez más complejas situaciones de crisis a que ésta debe hacer frente. En el caso español, las noticias son aún más inquietantes: la limitada respuesta de la Cooperación pública a la emergencia de Filipinas hace dos meses ha puesto de manifiesto el terrible impacto de los recortes que comenzaron en 2011. A pesar de los avances en capacidades técnicas y el fortalecimiento de los diversos actores de cooperación, las cifras y el borrador de Presupuestos Generales del Estado para 2014 conceden un papel irrelevante a nuestra acción humanitaria.

España es uno de los países que más ha reducido sus fondos de ayuda humanitaria desde 2010: de los 356 millones de euros de aquel año, a 216 millones en 2011 y 72 millones de 2012. Los recortes dejan entrever que la mayoría de los organismos internacionales y gobiernos donantes se han instalado en un notable conformismo: no hay voluntad política ni financiera para reaccionar frente a las emergencias, derivadas de desastres naturales o conflictos, que más sufrimiento provocan. Solo en 2012, se registraron 357 desastres naturales, afectando a 124,5 millones de personas y 38 conflictos armados siguen activos.

Por otro lado y para no ahondar en un pesimismo generalizado, cabe subrayar el progresivo crecimiento y fortalecimiento que han experimentado algunas ONG con capacidades específicas en el ámbito humanitario, además del fortalecimiento de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y de su Oficina de Acción Humanitaria (OAH). En paralelo, también hemos presenciado cómo la población española conserva su capacidad solidaria ante graves catástrofes.

Por todo ello, con este Informe queremos hacer una llamada de atención a las autoridades y a la sociedad española sobre el gran coste social y humano que va a tener sobre las poblaciones vulnerables de muchos lugares del mundo el desmantelamiento de la acción humanitaria española.

Para ver el Informe completo, haga clic aquí