logo_armas-0d3beEl Alto Comisionado para los Refugiados de Naciones Unidas (ACNUR) ha publicado recientemente el informe "Tendencias Globales 2011" que muestra como dicho año ha sido récord en lo que al desplazamiento forzado se refiere, con las mayores cifras desde el año 2000.

El informe pone el acento en los principales acontecimientos humanitarios desde el punto de vista del desplazamiento, tanto dentro como fuera de las fronteras internacionales. Asimismo, el informe repasa las tendencias y patrones estadísticos en las poblaciones consideradas de interés de ACNUR – refugiados, retornados, personas apátridas y desplazados internos–, que en general se denominan "personas de interés".

El año 2011 estuvo marcado por una sucesión de grandes crisis de refugiados. Sólo los conflictos en Costa de Marfil, libia, Somalia y Sudán forzaron a más de 800.000 refugiados a huir a los países vecinos, la cifra más alta en más de una década. Además, aproximadamente 3,5 millones de personas se vieron desplazadas dentro de sus países, un quinto más que en 2010. A finales de 2011, unos 42,5 millones de personas en todo el mundo fueron víctimas del desplazamiento forzado por conflicto o persecución. Esta cifra incluye a 15,2 millones de refugiados , 26,4 millones de desplazados internos y aproximadamente 895.00 personas cuyas solicitudes de asilo no habían sido resueltas a finales del periodo que recoge el informe.

A medida que las crisis se agudizaban alcanzando cifras sin precedentes, el número total de personas bajo el cuidado de ACNUR aumentó en 700.000 personas hasta llegar a los 25,9 millones a finales de año. Aunque el número de refugiados descendió ligeramente de 10,55 millones en 2010 a 10,4 millones, el de desplazados internos protegidos o asistidos por ACNUR pasó de 14,7 millones en 2010 a 15,5 millones. Asimismo, ACNUR calculó que aproximadamente 12 millones de personas eran apátridas, aunque tan solo disponía de datos oficiales de 3,5 millones de casos.

Encontrar soluciones duraderas siguió siendo en 2011 una de las principales actividades de ACNUR. Aproximadamente 532.000 refugiados pudieron regresar a sus hogares de forma voluntaria, cifra que, si bien es la más alta desde 2008, sigue siendo la tercera más baja en la última década.

A pesar de los esfuerzos, la situación imperante en varios países continuó suponiendo un impedimento para que millones de refugiados pudieran retornar. En consecuencia, el número de refugiados que ACNUR considera que están en una situación prolongada se situaba en 7,1 millones a finales de año. ACNUR propuso a 92.000 refugiados para su reasentamiento en 2011, un sexto menos que en 2010, principalmente por no poder acceder a la población refugiada debido a las limitaciones de seguridad y la cantidad de casos pendientes de solución por parte de los Estados. Aproximadamente 3,2 millones de desplazados internos pudieron regresar en 2011, la cifra más elevada en los últimos años.

A pesar de la interrelación entre los patrones de migración y asilo, el informe de Tendencias Globales 2011 no trata sobre los flujos migratorios mixtos, principalmente por la falta de datos estadísticos contrastados sobre estos flujos. No obstante, ACNUR calcula que más de 1.500 personas, incluyendo posibles solicitantes de asilo, se ahogaron o desaparecieron al intentar cruzar el Mediterráneo en 2011, convirtiendo este año en el más mortífero en el Mediterráneo desde que ACNUR comenzara a registrar estas cifras en 2006. A ello hay que sumarle una cifra récord de 103.000 refugiados, solicitantes de asilo e inmigrantes del Cuerno de áfrica que se aventuraron en el arriesgado viaje hacia Yemen a través del Golfo de Adén y el Mar Rojo en 2011: más de 130 personas se ahogaron en el intento. En la región Asia-Pacífico, 430 solicitantes de asilo se ahogaron en incidentes marítimos de los que ACNUR haya tenido constancia en 2011.

Informe completo en http://www.acnur.es/PDF/tendenciasglobales_2011_spa_20120619151451.pdf