Imprimir

e19En colaboración con: Irene Arcas
¿Cómo está siendo vuestra relación –la de las ONG en general- con las autoridades israelíes (consulados, visados, permisos, entrada en la Franja...)?

Nuestros trabajadores ya estaban en los territorios palestinos cuando comenzó la última ofensiva israelí, así que  con visados y permisos por ejemplo no hemos tenido problema. Sí nos hemos encontrado con que, en ocasiones, aún teniendo los permisos correspondientes, nos impedían el paso en la frontera de Gaza, sin ninguna explicación, por lo que lo que hemos intentado es mantener al menor personal posible durante el mayor tiempo en la zona. 

En el tiempo que lleváis enviado ayuda humanitaria a Palestina, y realizando incidencia, ¿dirías que la situación ha empeorado?.

Depende del periodo, ya que es un conflicto que lleva más de 60 años. La situación está peor que la época de las negociaciones de Oslo, el proceso de paz más que estar estancado pareciera que está olvidado, y el momento actual en la Franja de Gaza claramente es de los peores de toda su historia. Esta región tenía una economía sólida, contaba con recursos, realizaba exportaciones, y hoy el 80% de la población depende de la ayuda humanitaria.

Desde luego, la crisis humanitaria –al menos en la Franja de Gaza- es la más grave desde que Israel tomó la Franja en 1967.

¿Desde qué fecha y bajo qué argumentos tiene el gobierno de Israel bloqueada la entrada de ayuda humanitaria a Gaza?

Israel lleva 23 meses de bloqueo efectivo. Desde que Hamás ganó las elecciones, Israel redujo la entrada de todo tipo de mercancías, no sólo de la ayuda humanitaria.  Desde entonces, el gobierno israelí juega con el cierre de fronteras, castigando a la población de Gaza, como medida de presión a Hamás.

Desde Junio de 2007, cuando Hamas se hizo con el control la Franja, ésta ha sufrido un fuerte bloqueo, aún durante la tregua que precedió a la ofensiva Israelí. Por ejemplo, en noviembre de 2008 sólo se permitió la entrada de 20 camiones a la zona, frente a los 700 que solían pasar normalmente.

En enero emitíais un comunicado en que informabais de que habéis tenido que suspender un programa de cooperación que se estaba llevando –y del que se beneficiaban cerca de 65.000 personas- por motivos de seguridad, ¿habéis podido reanudarlo? ¿Cuándo esperáis hacerlo?

Nos vimos obligados a suspender este proyecto por la inseguridad de la zona durante los ataques israelíes. Nuestras contrapartes habían tenido que salir de sus casas para refugiarse en las escuelas, y nuestro personal estaba siendo atacado directamente.

Durante ese periodo seguimos trabajando en verificación de daños y vigilancia de violaciones de derechos humanos, que han sido altísimas, y de las que aún nos queda por conocer las consecuencias reales. 

Igualmente, lo que se necesita en este momento en Gaza es una respuesta humanitaria, que es la que estamos llevando ahora a cabo; atendiendo a más gente y son las necesidades derivadas del conflicto.

Desde Oxfam Internacional (Intermón Oxfam en España) ¿cuáles serían las principales exigencias que habéis hecho al gobierno de Israel?

Desde Oxfam no nos hemos dirigido al gobierno israelí directamente, lo que hemos hecho es un llamamiento a la Comunidad Internacional para que exija, por un lado, a Israel que ponga fin al bloqueo a Gaza y, por otro, el alto el fuego negociado por las partes.

Específicamente, Oxfam ha pedido a la Unión Europea que suspenda el proceso de acercamiento a Israel aprobado el pasado junio hasta que  acabe con el bloqueo de Gaza.

El pasado lunes se celebró Conferencia de Donantes en Sharm El-Sheikh, ¿cuáles fueron los puntos o avances más importantes de esta reunión?

Desde el punto de vista de Oxfam, no se han producido grandes avances: la apuesta en cuanto a fondos es muy fuerte –cerca de 4.500 millones de dólares-, pero está totalmente politizada. No creemos que esta ayuda vaya a ser realmente efectiva, ya que las dos autoridades que controlan actualmente la Franja de Gaza (Israel y Hamás) no fueron incluidas en esta Conferencia, ni lo han sido en la planificación de distribución de la misma - se ha decidido canalizar la ayuda a través de la Autoridad Nacional Palestina (ANP)-.

¿Canalizar la ayuda por medio de la ANP puede interferir en las negociaciones de Israel y Hamás?

Si. Oxfam por ejemplo propuso crear mecanismos para gestionar esta ayuda, como organismos internacionales, o mediante la creación de una comisión compuesta por miembros de la sociedad civil, el sector privado, la ANP y Hamás.

El hecho de que la ANP gestione los fondos presenta varios problemas: por un lado, que no tiene influencia en la Franja, y por otro, que es una decisión que aumentará la tensión interpalestina, y afectará a las negociaciones palestino-israelíes, ya que si no existe un gobierno de unidad palestina tampoco habrá nunca un verdadero proceso de paz. 

 

Boletín IECAH nº 1, marzo 2009

More articles from this author