“PROBABILIDAD DE HAMBRUNA”: UNA NUEVA CLASIFICACIÓN PARA ACTIVAR LA ALERTA

Las nuevas directrices globales publicadas hoy por la Clasificación Integrada de la Fase de Seguridad Alimentaria (IPC, por sus siglas en inglés), a la que contribuye acción contra el Hambre, perfeccionan los procesos de análisis de la seguridad alimentaria y la nutrición para obtener una mejor información durante las crisis humanas y posibilitar una movilización temprana.

Roma, 25 de abril de 2019

Después de exhaustivas consultas, expertos en seguridad alimentaria y nutrición de 15 organizaciones han publicado una tercera versión del Manual Técnico de la IPC, referente en la clasificación mundial de los distintos niveles de inseguridad alimentaria. Se añaden dos nuevas escalas que vienen a sumarse a la de inseguridad alimentaria: inseguridad alimentaria crónica y desnutrición aguda. Además, se ha incluido una nueva categoría para la Fase 5 de la IPC de inseguridad alimentaria aguda, denominada “Hambruna probable”.

La versión 3.0 del Manual Técnico de la IPC incluye nuevos requisitos de información para el análisis de la inseguridad alimentaria y la desnutrición cuando se produce una crisis humana en zonas con acceso limitado de las organizaciones humanitarias o directamente sin acceso. La recopilación de datos de alta calidad sobre la seguridad alimentaria y la nutrición en estos lugares se ha venido enfrentando a grandes desafíos como las limitaciones legales, logísticas y de seguridad, que a menudo impiden que los actores humanitarios lleguen a las poblaciones en una emergencia.

Para abordar estos retos, la versión 3.0 del Manual Técnico de la IPC incorpora nuevas modalidades de recogida de datos que tienen como objeto puntos de acceso claves para la obtención de datos que proporcionen evidencias para el análisis de la IPC. Estos puntos de acceso incluyen ubicaciones donde las poblaciones han llegado recientemente después de un desplazamiento, localidades cercanas, campos de desplazados, centros de salud y puntos de distribución, entre otros.

“Este es un importante avance, especialmente para las crisis humanas en contextos de conflicto con poco o ningún acceso humanitario. La versión 3.0 del Manual Técnico mejorará nuestra capacidad para llegar a conclusiones en estos contextos con una mejor información para la toma de decisiones”, señala José López, coordinador del Programa Global de la IPC.

Las versiones anteriores sirvieron de base para la declaración de hambruna en Somalia en 2011 y en Sudán del Sur en 2017, y orientaron las decisiones de la respuesta humanitaria. La versión 3.0 del Manual Técnico de la IPC, que incluye protocolos para los contextos de crisis más severas, también establece nuevas referencias para las declaraciones de Hambruna con la introducción de la clasificación "probabilidad de hambruna". Esta se aplicará en lugares donde no haya suficiente evidencia para la declaración de hambruna debido a las circunstancias sobre el terreno, pero donde la información disponible indica que es probable que se esté produciendo o es probable que se produzca. Así, se aumentará la capacidad de la IPC para advertir sobre una posible hambruna en contextos donde antes la limitación de datos era un obstáculo.

Por primera vez, la versión 3.0 del Manual Técnico de la IPC también incluye una amplia gama de categorías: inseguridad alimentaria aguda, desnutrición aguda e inseguridad alimentaria crónica. Así, hay una mejor comprensión de los vínculos entre las tres condiciones, proporcionando a los responsables de la toma de decisiones valiosa información para el diseño estratégico de la respuesta.

“Este manual también aproxima el vínculo entre los análisis de emergencia y de desarrollo, ya que permite que los responsables de la toma de decisiones identifiquen los factores de inseguridad alimentaria mediante el uso de diferentes niveles de inseguridad alimentaria aguda y crónica. Así, se obtiene información tanto para la asistencia humanitaria efectiva como para el desarrollo a medio y largo plazo”, afirma Emily Farr, presidenta del Comité Directivo Global de la IPC.

La versión 3.0 del Manual técnico de la IPC refuerza aún más los principios de transparencia y neutralidad del análisis al proporcionar una guía y herramientas más claras sobre el proceso analítico, incluida la creación de un consenso técnico y garantías de calidad. También se hace hincapié en las comunicaciones estratégicas para garantizar que la información correcta se transmite a las personas adecuadas en el momento adecuado.

¿Qué es la IPC?

La IPC es una iniciativa global para mejorar el análisis de la seguridad alimentaria y de la nutrición, así como la toma de decisiones. Al utilizar la clasificación y el enfoque analítico de la IPC, los gobiernos, las agencias de las Naciones Unidas, las ONG, la sociedad civil y otros actores relevantes, trabajan de la mano para determinar la gravedad y la magnitud de la inseguridad alimentaria aguda y crónica, y las situaciones de desnutrición aguda en un país, de acuerdo con estándares científicos reconocidos internacionalmente. El objetivo principal de la IPC es proporcionar a los responsables de la toma de decisiones un análisis riguroso y consensuado, basado en evidencias, de las situaciones de inseguridad alimentaria y desnutrición aguda, para guiar las respuestas de emergencia, así como las políticas y la programación a medio y largo plazo.

 

ACCEDE AQUÍ A LA PUBLICACIÓN

 

Más información: Departamento de Comunicación de Acción contra el Hambre 91 771 16 72