Imprimir

 

Mohamed bin Salman el pasado sábado en el G20, en Buenos Aires. Foto: G20 Argentina (CC BY 2.0)

Para el Blog Elcano.

Si se atiende a tantos titulares que buscan más epatar que informar y al resultado de buen número de encuestas sobre las percepciones de amenaza que más nos inquietan, el terrorismo destaca como una de las más relevantes, hasta el punto de que no son pocos los que se atreven a calificarla como una amenaza existencial. Por eso, para ajustar de modo menos sesgado la visión sobre una amenaza –en todo caso bien real, aunque a menudo magnificada de manera interesadamente alarmista– conviene apoyarse en datos tan sólidos como los que nos acaba de presentar nuevamente el Institute for Economics and Peace en su renombrado Índice de Terrorismo Global (Global Terrorism Index 2018). Así, siguiendo al pie de la letra su último informe sobre lo ocurrido en 2017 en 163 países (que suponen el 99,7% de la población mundial) podemos perfilar mucho mejor su verdadera dimensión.

En síntesis, lo que se extrae del análisis de lo que, a falta de una definición consensuada a nivel mundial, podemos entender como una modalidad de acción violenta que actores no estatales practican con una clara intencionalidad política, tratando de sembrar el terror para forzar cambios de actitud por parte de los gobiernos afectados, se resume en que:

 

FOTOGRAFÍA: Mapa del impacto del terrorismo. Fuente: Índice de Terrorismo Global 2018, Institute for Economics and Peace.

More articles from this author