portada1

El año 2016, cuya Memoria ahora presentamos, ha sido difícil para nuestro Instituto. Pese a que algunos hablan de que nuestro país está saliendo de la crisis, los ámbitos de la cooperación, la acción humanitaria y  la construcción de paz a los que nos dedicamos, siguen sufriendo los más duros recortes y la situación de interinidad política que hemos vivido han afectado aún más esta complicada situación.

Pese a ello, al cierre del 2016, nos seguimos preguntando al igual que en los años anteriores, ¿cómo hemos hecho todas las actividades que a continuación recogemos brevemente?  y ¿cómo no dejar de hacerlas?

Iniciamos el año con muchos proyectos y novedades, y fuimos adaptándolos  según la realidad social demandaba otras miradas hacia lo que viene sucediendo.  Si hiciéramos balance 2016 ha sido, como el anterior, un año marcado por la violencia extrema contra la población civil, el aumento y agravamiento de las crisis, con especial incidencia hacia la población refugiada, y la falta de respeto del marco legal que ampara la ayuda humanitaria.

El área de asistencia técnica ha mantenido su trabajo y hemos seguido ofreciendo una amplia oferta de actividades formativas así como numerosas jornadas, conferencias y charlas, que nos han permitido llegar a un numeroso público. Tampoco hemos querido dejar a un lado las labores de incidencia, incrementando las acciones de comunicación aunque ello, unido a las dificultades para obtener financiación, ha supuesto dedicar menos atención a las tareas de investigación. Vocación básica del Instituto que trataremos de recuperar.

Es mucho el trabajo que queda por hacer, y sólo nos resta agradecer su colaboración a las organizaciones y personas que nos han apoyado durante el año.

Jesús A. Núñez y Francisco Rey

Memoria 2016