Imprimir

 

Foto WHS

Los participantes subrayan la obligación moral colectiva de acabar con el sufrimiento humano

Estambul, 24 de mayo. Con unas cifras récord de personas que necesitan ayuda y financiación para salvar sus vidas, los dirigentes concluyeron ayer, 24 de mayo, la primera Cumbre Humanitaria Mundial comprometiéndose a “avanzar con la Agenda para la Humanidad”. La Cumbre versó en torno a 5 responsabilidades dirigidas a mejorar la prestación de la ayuda, apoyar a las personas refugiadas, respetar el Derecho Internacional Humanitario (DIH), aumentar la financiación y prevenir las crisis humanitarias que están provocando los mayores flujos de migración de los últimos 70 años.

 

“Esta primera Cumbre nos ha fijado un nuevo rumbo”, afirmó el Secretario General Ban Ki-moon a modo de cierre. “No es un punto y final, sino un punto de inflexión”.

 

Los Gobiernos, las personas afectadas por las crisis, las ONG, el sector privado y Naciones Unidas se reunieron para apoyar la “Agenda para la Humanidad” y sus cinco principales responsabilidades. “La puesta en marcha de esta agenda es una necesidad para que la gente pueda vivir con dignidad y prosperidad”, declaró.

Los socios humanitarios y de desarrollo han acordado una nueva forma de trabajar para reducir la necesidad de la acción humanitaria, mientras que las agencias de ayuda y los Gobiernos donantes se han comprometido con el “Gran Acuerdo”, que pone los recursos en manos de aquellos/as que más lo necesitan. Hay que hacer más para prevenir los conflictos, respetar el DIH y cumplir la promesa de la Carta de la ONU.

 

El Secretario General informará a la Asamblea General en septiembre sobre los logros de la Cumbre y se propondrán formas de avanzar en los compromisos. Sin duda alguna, “las personas que han sufrido las consecuencias de los conflictos y los/as que trabajan por aliviar el sufrimiento humano son los verdaderos héroes de la ayuda humanitaria”.

 

 “Dados los compromisos que los/as participantes han asumido durante dos días, se debe emprender ahora una acción más fuerte y que todo esto no quede en papel mojado”, declaró Recep Tayyip Erdoğan, Presidente de Turquía. De hecho, ningún país puede permanecer indiferente a las marcadas diferencias entre los países, donde mientras uno/a es rico/a su vecino/a vive en la pobreza. “Debemos compartir nuestras obligaciones morales, políticas y financieras y actuar en consecuencia”, destacó. “Un día de espera se traduce en cientos de muertes y miles de personas que sufren”. Con esto en mente, expresó su deseo de que la Cumbre abriera la puerta a un mundo más pacífico.

 

Se celebraron quince sesiones especiales, en las que los/as participantes esbozaron promesas individuales para ayudar a las personas afectadas por los desastres y conflictos. Siete de ellas tuvieron lugar ayer, y abordaron temas como: principios humanitarios, protección de los/as periodistas, intervención humanitaria, jóvenes, negocios, análisis del riesgo y esfuerzos por situar a las personas en el centro de la acción humanitaria. Los/as ponentes anunciaron su compromiso de mejorar la participación de una amplia gama de partes interesadas en la búsqueda de soluciones prácticas a dilemas complejos. Las ochos sesiones restantes que se celebraron el día 23 versaron sobre: compromisos religiosos, migrantes, personas con discapacidad, educación, financiación islámica social, salud global, acción regional, y alianza global para las crisis urbanas.

Asimismo, la WHS contó con siete mesas redondas de alto nivel en las que los Jefes de Estado y de Gobierno, así como representantes de la sociedad civil, el sector privado, entidades filantrópicas y Naciones Unidas anunciaron compromisos para mejorar las respuestas humanitarias. 

En tres de esas mesas que tuvieron lugar ayer, los debates se centraron en torno a temas generales: “Respetar las normas que salvaguardan la humanidad”; “Desastres naturales y cambio climático: gestionar los riesgos y las crisis de manera diferenciada” y “Mujeres y niñas: catalizar la acción humanitaria para conseguir la igualdad de género”.

En todo momento, los/as participantes denunciaron que los civiles están siendo asesinados de forma indiscriminada en conflictos armados, los Convenios de Ginebra están siendo completamente ignorados, las mujeres y las niñas continúan siendo víctimas de abusos sexuales en situaciones de emergencia y crisis humanitarias y alrededor de 220 millones sufren cada año las consecuencias de los desastres naturales.

De naturaleza inclusiva, abierta e integral, así como multidisciplinar esta primera Cumbre ha servido para aprovechar la experiencia, las capacidades y los recursos necesarios para dar respuesta a la magnitud de los desafíos a los que nos venimos enfrentando. Durante los últimos tres años, la Cumbre ha realizado consultas a los líderes mundiales, sociedad civil, organizaciones internacionales, nacionales y regionales, ONG, sector privado, academia, expertos/as técnicos/as y, sobre todo y lo más importante, a las personas afectadas por crisis humanitarias.

Con un total de 7 mesas redondas de alto nivel, 15 sesiones especiales, 132 actos paralelos y dos días enteros de sesiones plenarias, además de una exposición y un mercado sobre innovación, da por finalizada la primera Cumbre Humanitaria Mundial.

Los compromisos asumidos en la WHS tendrán un papel fundamental en la consecución de los compromisos adquiridos en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el Marco de Sendai  para la Reducción del Riesgo de Desastres (RRD), la Agenda de Acción de Addis Abeba y el Acuerdo de París  (COP 21) sobre el cambio climático, así como las necesidades e intereses de aquellas personas que se encuentran en situación de especial vulnerabilidad.

Enlaces de interés:

Chair’s Summary: Standing up for humanity: committing to action

Meetings Coverage and Press Releases of the WHS

ECHO Factsheet

Web oficial de la World Humanitarian Summit

 

More articles from this author