Actualidad

12-08-08

(Para Radio Artículo 1 - Radio Nederland)

Cada día que pasa y vamos conociendo más detalles de la Operación Jaque aparece con más claridad que, más allá del éxito humano, político y mediático que para algunos ha tenido, se trató de una operación que no escatimó el uso de ningún recurso, perfidia incluida, para conseguir sus objetivos. Un claro ejemplo de la peligrosa lógica de que el fin justifica los medios que tanto daño ha hecho en el largo conflicto colombiano. Y que, mucho nos tememos, lo seguirá haciendo.

Entrevista a Francisco Rey en Artículo 1

imgarticulo_Haiti_crisis_alimentaria

La crisis alimentaria que azota a Haití se ha tornado en una crisis política de gran calado. Después de una semana de saqueos y protestas en las calles de Puerto Príncipe a mediados de abril que terminaron con 6 muertos, el primer ministro Jacques Edouard Alexis, fue destituido por una mayoría de 16 senadores. A raíz de este movimiento de la Cámara Alta, un grupo de 52 diputados de izquierdas de los 99 que componen la Cámara de Diputados, formaron la Coalición de Parlamentarios Progresistas (CPP) con la finalidad de contrarrestar la acción del grupo de 16 senadores.

imgarticulo_jaque_humanitario

Este artículo, publicado el pasado día 11 de julio por Radio Nederland, cobra si cabe más importancia tras las declaraciones de Álvaro Uribe en las que admite que se había utilizado el emblema de la Cruz Roja en el rescate. Francisco Rey Marcos acertó claramente en sus críticas a algunos de los aspectos de la operación, a pesar de no conocerse en el momento de redactar el artículo todos los detalles que ahora sabemos.

(Para Radio Nederland)
Vaya por delante la alegría por la liberación de los quince secuestrados en poder de las FARC y porque la llamada Operación Jaque se llevara a cabo sin disparar un solo tiro y sin aparentes medidas de violencia...

imgarticulo_Myanmar

(Para Radio Nederland)
La visita del Secretario General del ONU, Ban Ki Moon a Myanmar, más de dos semanas después de la tragedia provocada por el ciclón Nargis, y en un clima de grandes dificultades para el despliegue de la ayuda humanitaria, nos vuelve a recordar las enormes limitaciones de eso que hemos dado en llamar "comunidad internacional" y la necesidad de abordar algunas reformas. El propio desarrollo de la posterior Conferencia de donantes deja un sabor ambivalente ya que los compromisos de los donantes son escasos. Es evidente la actuación obstruccionista hasta ahora del régimen militar birmano y su complicidad en los efectos del desastre.