Actualidad

imgarticulo01

Desde que la guerra empezó a hacerse, por lo menos de manera organizada, empezó la preocupación por la suerte de los heridos y los refugiados. Desde el primer milenio está muy bien documentada tal preocupación. En 1743, John Pringle recomendaba que los hospitales de ambos bandos fuesen considerados como santuarios para los enfermos y que fuesen recíprocamente protegidos. En ese mismo año se redactó el primer "Tratado y Convenio para los Enfermos, Heridos y Prisioneros de Guerra" del que se tenga noticia.

ya_nada

(Para El Correo)
El 11 de septiembre de 2001 es ya una fecha histórica no sólo para la sociedad estadounidense, que acaba de sufrir directa y brutalmente el zarpazo cobarde del terrorismo, sino para la comunidad internacional en su conjunto. Sus repercusiones no tardarán en notarse en los nuevos esquemas de seguridad que ya se estaban prefigurando tras el final de la postguerra fría, acentuando el recurso a la vía militarista como instrumento casi exclusivo para garantizar la paz.